Aplicar correctamente el networking en tu empresa te traerá beneficios sobre todo calificadores y, a la larga, podrás contar con una mejor reputación.

Precisamente ante algo tan natural como tu propia rutina, hoy, el networking se posiciona como una herramienta eficaz para optimizar recursosdisminuir costos y, sobre todo, para explotar tu propia agenda y obtener un beneficio colectivo, es decir, mientras tú busques un beneficio para tu marca, debes considerar que estarás ofreciendo también un beneficio para alguien más.

Se refiere en construir alianzas estratégicas para crear algo más poderoso: una red de colaboradores que intercambian y complementan información, tips, recursos, tiempo, experiencia, difusión y hasta reputación. Por eso a veces no es tan espontáneo explotar este recurso, ya que no se tiene claro cómo aplicarlo en términos reales y cómo sacarle el mayor beneficio para los agentes involucrados.

Debido a ello te presentamos los puntos clave para armar un buen contacto que te permita aplicar el networking en tu empresa y obtener el mayor beneficio para tus redes.

  • Concreta un objetivo.

Es importante que determines qué quieres con una alianza estratégica de networking y quiénes realmente podrían representar un beneficio para ti. Y este punto es recíproco, pues tal vez el contacto que buscas no está interesado en colaborar contigo o no has tenido oportunidad de explicarle el beneficio que podrían tener de construir unos proyectos juntos.

  • Explota de manera exponencial tu imagen pública

Lo que proyectas es vital desde la primera impresión, aunque esto seguro lo sabes. De lo que se trata es de la confianza y la seguridad que proyecta tu cuerpo, pues tú sabes lo que denota un flojo apretón de manos. Sé y muéstrate seguro, confiable y amable.

Recuerda que a la larga tu trabajo terminará hablando por ti y respaldará la imagen que proyectaste desde un principio. Tus y contactos y tú siempre agradecerán que la primera impresión no haya sido sólo para la fotografía. Viste y actúa cómodo, pues mientras más natural y fresca sea la imagen que proyectesobtendrás más credibilidad.

  • Escucha con atención y luego habla.

Si le dejas ver a tu potencial cliente-socio que estás más interesado en escucharlo que en convencerlo, éste se sentirá agradecido por el tiempo de exposición. Ya sea en una reunión casual o en una ex profeso para crear contactos, mantente siempre abierto a escuchar y cuando sea tu oportunidad de hablar, no caigas el típico error de derramar las cualidades de tu marca.

Hablar de ti y de lo que haces vendrá en la misma dirección, pues seguro alguien te preguntará más sobre tu marca.

  • Contáctalos y relaciona

“Seguimos en contacto”, “Yo te busco”, “Hay que vernos, ¿no?”. Seguro estas frases te son familiares y, quizá en muchos de los casos, sólo se han quedado en eso, en frases. Evítalas y cuando las expreses acompáñalas de una invitación a comer o de una cita concertada en algún lugar. 

Pues mientras mantengas una relación activa y fresca con tus clientes-socios, tu propia red lo será y los beneficios de construir una comunicación cordial con tus contactos serán la consecuencia natural de procurarlos.

En este sentido, tomar la iniciativa siempre implica una mayor ventaja y una mayor responsabilidad, ya que no se trata de ser el primero en todo, sino de crear propuesta y explicar cómo concretarla. ¡Ahí radica el éxito!